Los textos refundidos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley de Empleo entrarán en vigor en noviembre

El Real Decreto Legislativo 2/2015 de 23 de octubre por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y el también aprobado de la Ley de Empleo  entrarán en vigor el 13 de noviembre. Pretenden facilitar a los trabajadores el ejercicio de sus derechos y a los operadores económicos el desarrollo de su actividad.

Los textos refundidos entrarán en vigor el próximo 13 de noviembre de 2015. Dentro de las normas a integrar en la Ley del Estatuto de los Trabajadores destacan la Reforma Laboral de 2012 que apostó por la flexibilidad interna en las relaciones laborales, eliminó la autorización administrativa previa en los despidos colectivos, fijó la prioridad aplicativa de los convenios de empresa y limitó a 1 año la ultra actividad de los convenios colectivos. Así mismo, el Real Decreto-Ley 11/2013, de 2 de agosto, que modificó la regulación de las comisiones negociadoras en representación de los trabajadores en los periodos de consulta en los despidos colectivos y en las medidas de flexibilidad interna y el Real Decreto-Ley 16/2013, que reformó el contrato a tiempo parcial. El texto refundido del Estatuto de los Trabajadores mantiene íntegramente la estructura y el número de artículos actuales pero elimina buena parte de las disposiciones de la parte final, que se reestructuran por completo.

En el texto refundido de la Ley de Empleo se adaptan las referencias normativas a la denominación actual de la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales. Prevé expresamente la novedad introducida por la Reforma Laboral en materia de políticas activas, en el sentido de realizarse una evaluación continuada de las mismas para dotar de mayor transparencia al sistema. El texto recoge la terminología implantada por la Ley 30/2015, que regula el  Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral, desapareciendo la referencia a “la formación ocupacional y continua” y sustituyendo la misma por el término más amplio de “formación profesional para el empleo en el ámbito laboral”.

En ambos textos se han simplificado los modelos de contrato, pasando de 42 a 4, se crean herramientas para facilitar la contratación y se facilita la presentación de liquidaciones a la Seguridad Social por parte  de las empresas mediante el denominado “sistema de liquidación directa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *