Las Cortes aprueban la Renta de Valenciana de Inclusión

La Renta Valenciana de Inclusión se presenta como prestaciones económicas en función de la vulnerabilidad económica social o laboral de la persona y su unidad de convivencia. Prevé beneficiar a cerca de 95.000 personas en 2020, año en que se producirá su última fase de aplicación, y sustituirá a la actual renta garantizada de ciudadanía con distintos tipos de prestaciones. Se fija en 532 euros al mes en el caso de un titular, frente a los 385 actuales.

La primera de las prestaciones es la renta complementaria de ingresos, que incluye la renta complementaria de ingresos del trabajo y la renta complementaria de ingresos por prestaciones. La segunda es la renta de garantía, también con dos modalidades, la renta de garantía de ingresos mínimos y la renta de garantía de inclusión social.

Son titulares de este derecho todas las personas con residencia en la Comunidad Valenciana que se encuentren en situación de exclusión social o riesgo de ella, empadronadas en el territorio valenciano durante 12 meses de manera continuada. También la persona empadronada o tenido residencia efectiva un total de cinco años de manera continuada o interrumpida. En el caso de personas refugiadas, asiladas o víctimas de explotación sexual o trata no se exigirá tiempo de residencia.

Contempla el importe de 531 euros en el caso de un titular, frente a los 385 actuales, tanto en los casos en que la persona no necesite un itinerario de inserción o de acompañamiento como en los que sí lo requiera. En caso de que el solicitante renuncie voluntariamente a realizar a ese itinerario la ayuda se reduce a 237.

Sustituirá a la actual renta garantizada de ciudadanía con distintos tipos de prestaciones: una complementaria del trabajo o de las prestaciones que no llegan al 80 por ciento del salario mínimo interprofesional, y una segunda de Inclusión Social, que se concederá en función de una valoración individual de la persona solicitante y que variará en función de diversos aspectos.

Se destina a aquellos que no dispongan de recursos económicos o si son inferiores a la cuantía mensual de la renta, quienes no dispongan de bienes distintos de la vivienda habitual, no ocupen una plaza en centro de atención residencial, sean mayor de 18 años y se encuentren  en situación de vulnerabilidad o tengan entre 18 y 25 años y en situación de orfandad.

Para la renta complementaria de los ingresos del trabajo, los mínimos garantizados se definirán como porcentajes del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) actualmente fijado en 707 euros mensuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *