Seminario “La responsabilidad del administrador en las sociedades de capital”

Durante este mes de marzo, CENTECO ha venido ofreciendo a sus clientes el Seminario “La responsabilidad del administrador en las sociedades de capital”, en distintas localidades donde tenemos presencia. Si está interesado en asistir a alguno de ellos, aún está a tiempo de reservar su plaza en el formulario que puede encontrar en esta misma página web.

 En CENTECO queremos agradecer el interés mostrado por todos los asistentes al Seminario. Al mismo tiempo, queremos animar a todos nuestros clientes a que nos planteen todos aquellos temas de su interés, sobre los que les gustaría que realizásemos nuevos encuentros formativos.

 En lo que respecta al contenido del Seminario, las inquietudes mostradas por los asistentes, nos permiten señalar que el mismo puede cumplir diversas finalidades, fundamentalmente:

 1º.- Desde el punto de vista, llamémoslo pasivo, esto, la posibilidad de que nos demanden por la condición de Administrador de la Sociedad, o se nos pretenda derivar una responsabilidad por deudas de terceros, el Seminario nos permitirá conocer aquellas situaciones en que se pueden derivar dichas responsabilidades, permitiéndonos tener una actitud preventiva y ayudándonos a tomar las decisiones más adecuadas en todo momento.

2º.- Desde el punto de vista activo, esto es, cuando sea su empresa la acreedora respecto de una empresa tercera y tenga graves dificultades para satisfacer sus créditos, podrá conocer aquellas situaciones en que podría reclamar a sus administradores por considerar que no han actuado con la diligencia debida, por ejemplo, cuando la empresa deudora esté inactiva y no pague sus deudas. También podría conocer aquellas situaciones en que puede derivar la deuda hacia otras empresas responsables, por ejemplo, si la empresa deudora pertenecía a un grupo donde existía una confusión de patrimonios y donde se haya dado una concentración artificial de deuda sobre la empresa menos solvente de ellas. O incluso cuando apreciamos que hay otra sociedad que está desarrollando una actividad similar, con los mismos o similares clientes, trabajadores, socios, etc., es decir, donde podría apreciarse que esa empresa es continuadora de la anterior.

 3º.- Desde el punto de vista de la imputación de responsabilidades, conocerá que la misma recae sobre el Administrador, de derecho o de hecho, es decir, sobre aquél que pública y notoriamente desarrolla las funciones propias del Administrador Social: la gestión y la representación de la sociedad.

 4º.- Desde el punto de vista social, es de destacar que las responsabilidades del administrador son responsabilidades legales, esto es, impuestas por la ley. Ello comporta su indisponibilidad, de tal manera que la responsabilidad, incluso frente a los socios, no podrá limitarse a través de los estatutos sociales y el pacto consistente en que será la sociedad quien se haga cargo de las responsabilidades del administrador, será un pacto nulo de pleno derecho. Por el contrario, es perfectamente lícito que la prima del seguro de responsabilidad civil de administradores y directivos se satisfaga por la sociedad, en cuyo caso sería éste quien asumiría la figura de tomador del seguro.

 5º.- Por último, remarcar una vez más que las responsabilidades recaen sobre el administrador y más concretamente, sobre los miembros del órgano de administración, de forma individual y solidaria entre ellos, con independencia de que haya o no consejeros delegados (que responderán por su condición de consejeros, pero también responderán los delegantes), que haya apoderados o que se cuente con asesores y/o personal cualificado a su servicio. Por eso, teniendo en cuenta que el administrador no puede “delegar” su régimen de responsabilidades, a veces resulte chocante que sean los propios administradores de las sociedades quienes permiten e incluso facilitan que los asesores de la empresa sean, más que personal de confianza propia, personas de confianza de otras personas de la empresa que nunca van a tener una responsabilidad patrimonial personal y que a veces, incluso tienen una participación en los resultados y, por lo tanto, pueden ser los primeros interesados en ofrecer siempre buenas noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *