Emprendedores ley 14/2013

Principales novedades introducidas por la ley 14/2013, de apoyo a los emprendedores

La Ley, en su artículo 3º define quién es “emprendedor”: Se considerarán emprendedores aquellas personas, independientemente de su condición de persona física o jurídica, que desarrollen una actividad económica empresarial o profesional, en los términos establecidos en esta Ley.Con esta definición queda claro que se parte de una definición muy amplia.

EN EL ÁMBITO MERCANTIL

 La Ley regula por primera vez la figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada.

          Pueden adquirir la condición de Emprendedor de Responsabilidad Limitada las personas físicas, respecto de las deudas que traigan causa del ejercicio de su actividad empresarial o profesional, si cumplen una serie de requisitos, tales  como la inscripción mercantil. El principal efecto es la posibilidad de excluir a la vivienda habitual para responder por las deudas de la actividad. Ésta deberá tener un valor de hasta 300.000 euros, salvo que esté ubicada en población superior a un millón de habitantes, en cuyo caso se aplicaría un coeficiente a dicho valor del 1,5.

           Dentro de la Ley de Sociedades de Capital, se introduce la figura de la Sociedad en régimen de formación sucesiva.

          Se establece la posibilidad de constituir e inscribir una sociedad, en cuya constitución no se alcance la cifra de capital social mínimo fijado en la Ley (3.000,00 euros). Las principales peculiaridades son que mientras no se alcance la cifra mínima de constitución fijado en la Ley:

– Deberá designarse un 20% del beneficio del ejercicio a la reserva legal.

– Los socios sólo podrán repartirse dividendos cuando el valor del patrimonio neto, tras atender las atenciones legales y estatutarias, no sea inferior al 60% del capital legal mínimo.

– La suma de las retribuciones de los socios y administradores por el desempeño de tal cargo durante esos ejercicios no podrá exceder del 20% del patrimonio neto del ejercicio, sin perjuicio de la retribución que les pueda corresponder por su prestación de servicios por cuenta ajena o la prestación de servicios profesionales.

– En caso de liquidación y si el patrimonio de la sociedad es insuficiente para atender al pago de sus obligaciones, los socios y administradores responderán solidariamente del desembolso hasta alcanzar el capital mínimo establecido en la Ley.

– No es necesario acreditar la realidad de las aportaciones dinerarias en la constitución.

 Se amplía la posibilidad de formular las Cuentas Anuales Abreviadas a un mayor número de empresas. Podrán formular balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las siguientes circunstancias:

         – Que el total del activo no supere los 4.000.000 de euros.

         – Que el importe neto de la cifra de negocios no supere los 8.000.000 de euros.

         – Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no supere los cincuenta.

           También la Ley Concursal introduce novedades. Se regulan los Acuerdos de Refinanciación para emprendedores (y para no emprendedores) mediante un procedimiento de nombramiento de un experto independiente, que se tramitará a través del Registrador Mercantil.

            Del mismo modo, se introduce un nuevo procedimiento preconcursal optativo, que denomina Acuerdo Extrajudicial de Pagos, al que pueden optar las personas naturales que se encuentren en situación de insolvencia o que ésta se prevea, cuando su pasivo no supere los cinco millones de euros. También se pueden acoger a este acuerdo extrajudicial de pagos las personas jurídicas que habiendo solicitado el concurso voluntario de acreedores, éste no revista especial dificultad, que dispongan de activos líquidos suficientes para pagar los gastos propios del acuerdo y se prevea que sus ingresos previsibles le permitirán lograr con éxito un acuerdo de pago.

           De este procedimiento cabe destacar, además, la introducción de la figura del mediador concursal, que dirige y gestiona el procedimiento y es nombrado por el Registrador Mercantil o por el notario, según se trate de empresario o entidad inscribible en el Registro o no.

          El principal efecto de la iniciación de este procedimiento, además de determinadas limitaciones para el deudor (como imposibilidad para solicitar préstamos, tener que devolver las tarjetas de crédito o utilizar medios electrónicos de pago), es que no podrá iniciarse ni continuarse ejecución sobre el patrimonio del deudor mientras se negocie el acuerdo durante un plazo de tres meses, salvo los acreedores con garantía real.

          Si no se consigue el acuerdo o éste no se cumple, se solicitará la declaración de concurso, que se llamará “concurso consecutivo”, abriéndose la fase de liquidación.

EN EL ÁMBITO TRIBUTARIO

            Impuesto Sobre el Valor Añadido

            Una de las medidas “estrella”, sin duda, es la introducción del nuevo régimen especial del Impuesto sobre el Valor Añadido, de Régimen Especial del Criterio de Caja, aunque aún queda pendiente en algunos aspectos del correspondiente desarrollo reglamentario.

  • Este régimen especial podrán aplicarlo los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros.
  • A las operaciones que les sea de aplicación este régimen especial, el Impuesto se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio, por los importes efectivamente percibidos. Si éste no se ha producido, el devengo se considerará producido el 31 de diciembre del año posterior a aquel en que se haya realizado la operación. La repercusión del IVA debe efectuarse al expedir y entregar la factura.
  • Para estos sujetos pasivos el derecho a la  deducción del IVA soportado nace en el momento del pago total o parcial del precio de la operación, momento que deberá acreditarse.
  • Los sujetos pasivos destinatarios de las  operaciones incluidas en este régimen se verán afectados por el mismo,  aunque no estén acogidos al mismo, ya que no podrán deducir el IVA  soportado en las mismas hasta el momento de pago o el 31 de diciembre del año siguiente.
  • Finalmente, reseñar que la aplicación de este nuevo régimen tiene efectos desde el 1-01-2014, debe efectuarse opción por el mismo, en los términos que se establecerán reglamentariamente, y debe tenerse en cuenta que en todas las facturas y sus copias, expedidas por lo sujetos pasivos acogidos a este régimen especial, debe indicarse la mención de “régimen especial del criterio de caja”.

             Impuesto Sobre Sociedades

            Se establecen nuevos incentivos fiscales por inversión en beneficios, por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica, por rentas procedentes de determinados intangibles y por la creación de empleo para trabajadores con discapacidad.

            En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

            Se crea una deducción por inversión en empresas de nueva creación (incentivo a los Business angels), se establece una exención por reinversión en los supuestos de transmisión de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación y otras especialidades de estímulo a la inversión en actividades económicas.

EN EL ÁMBITO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

          Las principales medidas adoptadas son:

Para Trabajadores autónomos en situación de pluriactividad, es decir, que compatibilizan su actividad por cuenta propia con una actividad por cuenta ajena:

  • Cuando causen alta en RETA por primera vez, podrán elegir una base de cotización comprendida entre el 50% de la base mínima de cotización, por un período de 18 meses, y el 75% de la base mínima durante los siguientes 18 meses.
  • Los autónomos en situación de pluriactividad, cuya actividad laboral por cuenta ajena sea a tiempo parcial con una jornada a partir del 50% de la habitual para la actividad, podrá elegir como base de cotización al RETA la comprendida entre el 75% de la base mínima, en los primeros 18 primeros meses, y el 85% durante los siguientes 18 meses.

            Esta medida es incompatible con cualquier otra bonificación o reducción establecida como medida del fomento autónomo.

           Para los Trabajadores autónomos de 30 o más años de edad, si se dan de alta por primera vez o no lo han estado en los cinco años inmediatamente anteriores, pueden aplicarse una reducción de la cuota que va desde el 80% al 30% durante 18 meses.

           En cuanto a los Trabajadores autónomos discapacitados con un grado del 33% o superior, que se establezcan como trabajadores por cuenta propia, tendrán una serie de bonificaciones y reducciones sobre la cuota de autónomos, durante un período de cinco años.

          Estas reducciones no serán de aplicación a los autónomos que empleen a trabajadores por cuenta ajena. Sí serán de aplicación a los socios trabajadores de Cooperativas de Trabajo Asociado que estén encuadrados en el RETA, cuando cumplan los demás requisitos.

OTRAS MEDIDAS

         Además de todo ello, se regulan otros aspectos, entre los que podemos resumir:

–  Se incorporan objetivos, competencias y contenidos sobre el emprendedurismo en todos los niveles educativos.

–  Se contienen un gran número de medidas para agilizar la gestión administrativa, destacando la creación de los Puntos de Atención al Emprendedor, ventanillas únicas para realizar telemáticamente todos los trámites administrativos para el inicio, ejercicio y cese de actividades, así como para asesorar a los emprendedores. Estos Puntos de Atención podrán tener carácter público y/o privado. Se excluye de tramitación a través de los mismos: Las obligaciones fiscales y de la Seguridad Social, los trámites asociados a procedimientos de contratación pública y los procedimientos de solicitud de subvenciones y ayudas.

– Se limitan las cargas estadísticas de los emprendedores, limitando a una única encuesta obligatoria, las que debe asumir en el primer año desde la creación de la empresa de menos de 50 asalariados.

– Se amplían los supuestos de asunción directa por la
empresa de obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, en empresas de menos de 10 trabajadores, o de 25 cuando sólo tengan un centro de trabajo.

– Se elimina la necesidad  de tener un Libro de Visitas de la Inspección de Trabajo, en cada centro, ya que de oficio, se pondrá a disposición de las empresas un Libro de Visitas electrónico.

– Se regula una contratación pública más accesible.

– Se publican medidas de fomento de la internacionalización.

-Para los estudiantes con espíritu “emprendedor”, nunca mejor dicho, se regula la “miniempresa o empresa de estudiantes”, con un carácter eminentemente pedagógico. Aunque se habrá de esperar a su desarrollo reglamentario, se tratará de un tipo de empresa que deberá inscribirse en el Registro correspondiente y que podrá realizar transacciones económicas y monetarias, emitir facturas y abrir cuentas bancarias. Su actividad se limitará a un curso escolar, prorrogable a dos cursos. Sus riesgos se cubrirán mediante un seguro de responsabilidad civil.

         Este es un pequeño resumen de las principales novedades introducidas por la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. En caso de que necesite profundizar en alguna de las medidas introducidas en la citada Ley, como siempre, tiene a su disposición a nuestros profesionales de CENTECO, a través del medio que le interese, e-mail, entrevista personal, telefónica, etc.

       Ponemos a su disposición el texto íntegro de la Ley, mediante el siguiente enlace: ley 14/2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *