El litoral mediterráneo encabeza la lista de lugares donde los robos en viviendas son más frecuentes

Los meses de enero, febrero y marzo son los que presentan una mayor propensión a presenciar asaltos a viviendas. A estos se suma agosto, un mes igualmente proclive a acoger incidentes. Esta una de las conclusiones del informe Los robos en los hogares en España elaborado por la Asociación Empresarial del Seguro, UNESPA. Otra de las conclusiones del estudio que han realizado es que las provincias donde se dan robos con mayor asiduidad son las que conforman la costa mediterránea.

En la elaboración del estudio se han tomado como referencia 80.000 robos padecidos por un parque de 10 millones de residencias aseguradas y distribuidas por toda España. Los resultados del informe revelan que los ladrones operan durante todo el año. De hecho, en contra de la creencia popular, su actuación no se intensifica apenas en los periodos estivales. Así lo demuestra el hecho de que los meses de frío son más problemáticos que los de calor, exceptuando el mes de agosto. En contraste, el otoño es la estación con menos asaltos a viviendas. Esta dinámica pone de manifiesto que muchas veces los delincuentes asaltan segundas residencias ya que presentan índices de ocupación más bajos en la época laboral que en los periodos vacacionales. Mientras, diciembre, enero y agosto son, en este orden, los meses que presentan los robos más graves.

Por comunidades, Madrid (56%), Murcia (44%), Cataluña (28%) y Comunidad Valenciana (21%) son las que más probabilidades de robo presentan, a diferencia de Navarra, Galicia, Asturias y Castilla y León, con una menor frecuencia de robo. Tarragona es la provincia que presenta una mayor probabilidad de asalto, un 65% más que la media nacional.

Por importe, los robos más caros (más de 1.500 euros) se registran en Murcia, Cataluña, Baleares y Castilla-La Mancha y los de menor importe (menos de 1.000 euros) en Aragón y Asturias.

Según la información recabada por UNESPA, que reúne las principales compañías aseguradoras españolas, la indemnización más cara tuvo un coste de 300.000 euros y la más barata de 549 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *